L L A V E S       R E G U L A B L E S
Con las llaves regulables podemos usar las muelas de agarre de la llave para los distintos tamaños de tuercas, con la correspondiente ventaja sobre las llaves fijas. Para ello disponen de una polea metálica dentada interiormente que al girar abren o cierran la llave.
La llave Grifa también es llamada Llave Stillson o llave de perro utilizada en fontanería por la facilidad que tiene para el agarre de tubos
Llaves especiales tenemos llaves regulables que por su construcción las hemos incluido en este apartado como son las llaves de  cadena o correa que tienen como función la misma que la llave grifa pero en este caso se pueden utilizar para tubos de mayor diámetro. Su uso es el siguiente: Se rodea el tubo con la cadena y el extremo suelto de ésta en el gancho que hay en el extremo de la herramienta, a continuación se levanta el mango haciendo el efecto palanca y gira el tubo. La llave de correa es igual que la de cadena pero esta no araña el tubo cuando se utiliza la herramienta.
Tenemos que recordar que tenemos que cumplir las normas de seguridad y uso de las llaves siendo la principal de que cuando se utilice se ajuste con las tuercas que mueven las muelas a la cabeza del tronillo o tuerca con la mayor exactitud impidiendo así que cuando apliquemos la fuerza se nos escape y nos accidentemos o dañemos a otros compañeros o al propio proyecto.
También recordar que no debemos golpear con la llave para clavar, romper, etc
Limpiar la llave para su conservación sobretodo la polea metálica dentada y recordar que después de usarla la colocaremos en su sitio.